Tips para disfrutar al máximo tus vacaciones en playas

Tips para disfrutar al máximo tus vacaciones en playas

En cuanto alguien nos propone ir de vacaciones a alguna de las playas, inmediatamente pensamos en lo delicioso que es sentir la arena bajo los pies, o que las olas acaricien los tobillos. Pero también pensamos en estar horas bajo el sol, ya sea por broncearnos o por estar practicando algunos deportes playeros. Sin embargo, la playa no se trata sólo de sol, playa y mar. Y cuando se trata de lo que puede salir mal, hay muchas más cosas que debes tener presente, especialmente si llevas algún niño pequeño contigo. Sin embargo, existen unos remedios sencillos que pueden ser de gran utilidad para grandes problemas. Entre picaduras de animales y niños perdidos, te damos unas recomendaciones para que tu viaje salga bien.

  1. Una recomendación que siguen los salvavidas cuando se pierde un niño dentro del agua, es ir a favor del viento. El escaso peso y resistencia que puedan poner los niños no cambiará la dirección en que sean llevados por la corriente. Quizá suene fuerte, pero es lo mejor para llegar a ellos oportunamente. No obstante, siempre recurre a los profesionales para que la búsqueda sea más rápida y certera, y no pase el incidente a mayores.
  2. ¿Qué puede peor al ir a la playa que salir y sentir todo lleno de arena? A veces, ni siquiera dan ganas de tenderse a tomar el sol, pues todos sabemos que terminaremos empanizados. Una solución sencilla es llevar talco para bebés, ya que éste facilita quitar los restos que queden de arena en la piel.
  3. Algo que debes saber sobre el mundo de los hoteles es que, a pesar de poseer la misma tarifa, hay habitaciones que son mejores que otras. Ya sea porque unas tengan más ruido o mejor vista, lo cierto es que tu habitación depende de una persona: el recepcionista. Recuerda siempre tratarlo cordialmente, a pesar de que te estés muriendo de sueño, pues si te toca un cuarto donde el agua no funcione correctamente o haya mucho ruido en el pasillo, puede que sea porque no fuiste lo suficientemente amable con esa persona.
  4. Algunos de los lugares costeros que cuentan con arrecifes de coral pueden ser muy protectores con la población de estos hábitats. Si eres de los que disfruta buscando conchas marinas y caracoles, te recomendamos que primero cheques si tienen vida en el interior, para que no te multen en esos lugares.
  5. Por otro lado, si el presupuesto es limitado y no te alcanza para ir a la playa, pero tienes el empeño de broncearte o echarte un clavado en las vacaciones, lo mejor es que recurras a algún río o laguna. En estos lugares se pueden encontrar hoteles que son más baratos que los de la costa, pero que tienen el mismo tipo de diversiones disponibles para los turistas que quieren algo diferente a lo de siempre.
  6. Regresando al destino playero, puede que no vayas a uno que cuente con un ecosistema abundante, pero hay playas donde las medusas pueden aparecer de repente y picar al más desprevenido. Si quieres evitar el sufrimiento de la picadura, un poco de vinagre es la solución más adecuada.
  7. Si lo que quieres es ir a uno de los destinos populares de playa y conocer todo lo que puedas, puedes conseguirlo a través de descuentos que te pueda ofrecer tu hotel. En las zonas de turismo intenso, las cuponeras suelen ser algo común. Pregunta en tu hotel si cuentan con alguna, para que la utilices y no tengas que gastar todo en una sola visita.
  8. Ir a la playa con niños involucra llevar algunos juguetes para que se puedan entretener en lo que están en la arena. Pero si se te olvidaron o no entraban en tu maleta, no pienses que la única opción es rentarlos en los hoteles, ya que eso cuesta demasiado dinero. Acude a una de las tiendas que se encuentran casi siempre en la orilla de la playa, en las que todo se puede encontrar a un solo precio. Ahí podrás encontrar algo útil, divertido y que te ahorre un poco de dinero, en comparación con la renta de los del hotel.
  9. Una forma sencilla de que los niños puedan ubicar el lugar donde está su familia es tener algunas cosas que hagan destacar la tienda por encima de las demás. Por ejemplo, si se lleva un gran paraguas de color naranja fosforescente, será fácil verlo desde una distancia medianamente lejana. Igualmente, si el agua los mueve del sitio donde se bañaban, podrán ver hacia dónde ir en medio de la multitud.
  10. Un bebé pequeño en la playa puede provocar las imágenes más tiernas que existan sobre el planeta. Pero si no se cuida su andanza con la suficiente precaución puede provocar situaciones muy desafortunadas. Ahora bien, si después del baño en el mar, los padres quieren descansar un poco y tener controlado al bebé, una opción puede ser una pequeña alberca donde se pueda divertir pero no salir de ahí.