René Escobar: pensar en grande

Para René Escobar, pensar en grande no es sólo una frase hueca y exhalada de nuestros pulmones con el fin de aconsejar o promover algo que no somos. Es necesario dictar con el ejemplo para que la intensidad de lo que hacemos repercuta en los demás y les sirva de inspiración para asumir sus propios proyectos con la seriedad y la pasión que se necesita para que estos fragüen en un complicado y competitivo mundo.

Diseñar un plan de vida puede ser sencillo para la gente común, reinventarse cada día para exigirse más, sólo es digno de los triunfadores. René Escobar, en este sentido, ha dicho muchas veces que la disciplina, pero sobretodo las ansias de hacer las cosas, son características imperativas en el emprendedor. Si este flaquea en alguna parte del camino, es necesario que actúe rápido y cambie el rumbo antes de perderse en un sendero del que difícilmente saldrá ileso.

Por irónico que suene, la mayoría de las personas temen al éxito y a las responsabilidades que esto trae consigo. Prefieren quedarse en el confort de vidas sin mucho sentido, en las que sólo basta cumplir reglas automáticamente para ser feliz. No arriesgar significa morir en vida. No tener emociones que no sobresalten, que nos agobien o que nos roben a momentos el sueño es como ser un muerto, un ser sin las esperanzas que le cambien diariamente el rumbo de la existencia y sin temor de lo que suceda. Eso es un emprendedor.

Lo esencial es vivir, saborear la vida propia, pues cada momento es irrepetible y colmado de una belleza que lastimosamente pocos saben descifrar. No por esto quiero decir que arrancarse las ataduras de la rutina sea algo sencillo, todo lo contrario, ser uno mismo es un trabajo que no alcanzan todos los que lo intentan. Para algunos, el destino sólo les tendrá preparada una sorpresa, pero no estarán listos para cambiar al mundo.

Atreverse a romper con el yugo de la cotidianidad es un acto valiente. Seguir estoicamente la línea, entregados por completo a nuestra visión de las cosas, tan sólo es un anhelo que pocos llegan a realizar. René Escobar es uno de ellos, es un hombre que se atrevió a salir del script de “hombre modelo” (u hombre molde, si queda mejor) y hacerse cargo de su vida, no de la de los demás, lo cual a la postre demandaría de él todas sus energías.