René Escobar, liderazgo mexicano

Mucho puede decirse sobre si México es un país de tercer mundo en el cual los líderes son seres extraños e irreconocibles para la mayoría de sus compatriotas. Sin embargo, desde la segunda década del siglo pasado, una camada de nuevos visionarios son los encargados de llevar el rumbo del país con pies de plomo pero manteniendo una propuesta social en sus proyectos. René Escobar forma parte de este nuevo grupo de mexicanos que buscan cambiar la percepción que se tiene de nosotros en el extranjero con base a trabajo, creatividad y perseverancia.

Los jóvenes en la actualidad carecen de las oportunidades que sus padres muy seguramente tuvieron. La realidad económica global nos ha llevado a replantear muchos estereotipos que hasta hace no más de diez años veníamos repitiendo como una fórmula matemática del éxito. Los tiempos han cambiado y ahora los nuevos profesionistas deben arriesgar más, prepararse mejor y tener ambición que les clarifique el camino a seguir para conseguir sus metas. Porque las cosas distan de mejorar en un entorno cada vez más competitivo, las mentes jóvenes deben abocar sus esfuerzos en el hoy y no esperar al mañana para ver y disfrutar de un éxito que quizás no alcancen a saborear: el éxito es el sendero y no un lugar específico (tal vez perdido) que muchos morirán sin conocer.

René Escobar es un fiscalista que se ha encargado de emprender su propia consultoría en tópicos legales y contables, teniendo en mente la responsabilidad social que esto trae consigo. Egresado de la prestigiosa casa de estudios, la Universidad Anáhuac, padre de familia devoto y deportista de múltiples disciplinas, René Escobar busca la perfección en todo lo que hace, no escatima en encarar las dificultades que pudiera encontrarse en el camino, sino que son para él una nueva oportunidad de demostrarse a sí mismo que todo es posible si puede crearse en la mente.

Ser un líder va más allá de la simple destreza del mandato o la dirección, es ser apoyo constante, un eterno aprendiz que no tema equivocarse una y otra vez; debe de ser una persona capaz de escuchar a sus compañeros de equipo y estar disponible en todo momento ante cualquier contingencia que dentro de este grupo pueda surgir. Tiene que poseer la vocación de pensar diferente, de generar ideas innovadoras que no sólo se aboquen a satisfacer sus propios anhelos sino que propongan un cambio verdadero. René Escobar busca ser uno de esos líderes, una persona con la integridad, la preparación y el compromiso de cambiar las cosas para mejorarlas. Mejorarlas para los demás.