Recomendaciones de educación financiera en nuestros hogares

Cuando estamos pensando en tomar unos cursos de educación financiera es porque ya estamos desesperados ante los problemas económicos que tenemos. Hablar de alguien que saber cuidar sus finanzas no necesariamente involucra a una persona en traje que tiene una gran compañía. Pero cuando se dice que es para llevar un mejor orden en las finanzas personales, todo mundo se interesa más en este asunto. Como sea, saber un poco de estos asuntos, aunque sea para aplicarlos en nuestra vida cotidiana, es bastante bueno, especialmente si tenemos en mente algún propósito que queramos cumplir a corto o mediano plazo.
Recomendaciones
Antes de que te comparta unas ideas para que hagas de tu dinero una preocupación menos, te recomiendo que tengas en cuenta que la disciplina es un elemento fundamental para que las cosas salgan bien, especialmente en este aspecto del ahorro hogareño. Pero ya que lo aceptaste, aquí van los consejos que te había comentado.

  1. Todo mundo tiene un sueño en la vida y para ello hay que esforzarse. Ya sea viajar por todo el mundo, dar una buena educación a los hijos, poder ir a un posgrado, comprarse una casa o cualquier otra cosa, necesita que ahorremos constantemente. Cuando te den la quincena y estés a punto de ir a comprarte ese vestido que llevas viendo por días, te recomiendo que recuerdes tu sueño y pienses si realmente vale alentar el proceso por un placer efímero.
  2. Pero claro, nadie que no tenga una idea en su mente puede comenzar a perseguirla. Así pues, el primer paso de verdad, sería ponerte una meta que sea factible y que realmente desees, pues si ves cómo te aproximas poco a poco a ella, probablemente te ahorrarás frustraciones.
  3. Los ahorros también son una tentación constante. En cuanto comiences a ver que tienes un poco ahorrado, probablemente querrás ir a gastarlo en algo que no es tu meta. Te recomiendo que resistas y que pongas tus prioridades en orden.
  4. Si tienes más de una meta, ponlas en orden y así podrás saber cuándo es el momento de gastar en una y cuándo debes seguir ahorrando para conquistar otra.
  5. Las agendas son las mejores aliadas para que los gastos no se salgan de tu control. Así pues, te servirá para que recuerdes en qué se te fueron los pesos que te hacen falta pues, algunos gastos pueden no ser significativos, pero de poco en poco, se terminan yendo.
  6. Recuerda que los ahorros no dependen de lo que sobre de tu dinero mensual. Más bien, deberías guardarlo con constancia y completamente independiente de tus gastos, para que luego no tengas pretextos para no ahorrar.
  7. Si eres de los que gasta casi de forma compulsiva y sin saber demasiado en qué, te recomiendo que te detengas cada vez que estés a punto de comprar algo, de manera que lo reflexiones y dejes pasar un segundo. Así, podrás evitar la adquisición de productos innecesarios.
  8. Así como la constancia es algo necesario para llegar a tu meta, el ahorro también lo es, por lo que no debes tomarlo como algo de un día y que dejarás al momento siguiente. Los compromisos de ahorro deben ser por mucho tiempo, y te los debes tomar tan en serio como la cuenta del Internet. De ahí que se recomiende meterlo dentro de los gastos mensuales.
  9. Si le es imposible mantenerse a flote sin gastar los ahorros, debe hacerlo. Puede que sea una temporada un poco apretada, pero lo mejor será abstenerse de hacer ese tipo de gastos de los ahorros.
  10. Consigue una cuenta de ahorro a plazos fijos, para que no lo puedas tocar más que en los días en que dijiste que los tocarías.