El mejor hotel de Cuernavaca para ver sus vestigios arqueológicos

A través de la historia, Cuernavaca ha sido uno de los puntos clave, pues era uno de los puntos de acceso a la Ciudad de México. Sin embargo, en la ciudad misma se desarrollaron varias etapas que han dejado huella en el paso del tiempo, que se puede apreciar en diferentes edificaciones distribuidas por algunas partes de la ciudad. Muchos turistas llegan a lo largo de todo el año a disfrutar de su clima y de lo que la ciudad tenga para contarles. Así pues, te dejamos unas opciones para visitar en tu próxima estancia en Cuernavaca.

El mejor hotel de Cuernavaca para ver sus vestigios arqueológicos

Teopanzolco

La zona de Teopanzolco es una de las que más importancia tiene para la historia de México antes de la conquista. Esto se debe a que conserva vestigios de la civilización azteca del periodo temprano. Estos vestigios no se limitan a la una pirámide con doble escalinata de gran tamaño que existe en la zona, sino también a una plaza y otras construcciones que permiten dar una idea al espectador de la forma en que se vivía en aquellos tiempos.

Aunque la restauración de la pirámide la realizó Alfonso Caso, su descubrimiento no se puede atribuir a nadie directamente, aunque sí a Zapata, indirectamente. Esto es porque, en 1910, la Revolución empezaba y él llegó dispuesto a bombardear Cuernavaca. Los cañones se pusieron en acción y el estruendo era enorme, al grado de mover la tierra. Las sacudidas dieron lugar a que el suelo se ablandara, y se desmoronara lo que estuviera cubriendo la pirámide.

El Tepozteco

La leyenda del Tepozteco es una de las más famosas en Morelos, y puede que también en el resto de México. Personalmente, lo que más me impresiona de esta zona arqueológica es el Templo que se dedica a la deidad azteca, así como los bajorrelieves que tratan sobre el dios del pulque, y la forma en que los habitantes de la región se intentaban ganar su favor. Cabe mencionar que llegar al templo es un poco complicado, pues la subida es de una hora, aproximadamente. Pero vale totalmente la pena llegar a la cima, para poder apreciar los paisajes de Tepoztlán y la forma en que fue construida la pirámide a esa altura.

El sitio en el que se encuentra la pirámide también dio motivos para hablar, cuando descubrió la existencia de una piedra que tenía inscripciones que hablaban del tlatoani azteca Ahizotl. Esto generó confusiones entre los especialistas, pues no lograban determinar si el templo había sido construido por orden del gobernante, o si él había hecho algún tipo de donación o evento que generara ese homenaje en el templo, que habría sido construido mucho antes de su nacimiento.

Coatetelco

En la parte occidental de Morelos, se encuentra el pueblo de Coatetelco, que otorga el nombre a la zona arqueológica ubicada dentro de él. Esta zona es del periodo del ocaso de la civilización mexica, poco antes de la llegada de los conquistadores a Mesoamérica.

Esta zona arqueológica es una de las que mejor estado tienen, ya que se ha restaurado completamente el centro de la ciudad antigua. Una de las cosas que se encontraron en el interior de la plaza principal, fue la pirámide que también servía como templo. No es de proporciones similares a las que existían en Tenochtitlan, pero sirve para apreciar que no todas eran del mismo tamaño. Igualmente, se preserva uno de los campos de juego de pelota en mejores condiciones de todo el país, por lo que muchas personas lo visitan para ver cómo era el juego antiguamente.

Palacio de Cortés

El Palacio de Cortés es un imponente edificio construido en el Zócalo de Cuernavaca. Aunque ya no pertenece a los periodos prehispánicos, la construcción del siglo XVI hace gala del estilo arquitectónico español de la época, que sirve de casa para el museo de Antropología de la ciudad.

Como es fácil de adivinar por el nombre, el Palacio de Cortés fue construido a petición de Hernán Cortés, una vez que concluyó la conquista en una de las ciudades que emergía en esos tiempos. Se trataba de Cuauhnahuac, que se convirtió en Cuernavaca, pues los españoles encontraban muy difícil de pronunciar el nombre original.

Un dato curioso sobre la construcción del Palacio de Cortés es que está justo encima del palacio del último tlatoani de Cuauhnahuac. Algunas partes todavía pueden ser apreciadas desde el interior de este palacio, pero la destrucción a la que fue sometida no permite la conservación de muchas. Posteriormente, se adaptó al museo que alberga actualmente.

Catedral de Cuernavaca

La evangelización era un proceso importante dentro de la conquista española en México. Por ello, la llegada de los franciscanos generó muchos cambios en el territorio. Así fue en Cuernavaca, donde la catedral se construyó por los primeros 12 franciscanos en México, aunque originalmente fuera un Convento dedicado para los que llegarían posteriormente.

En el pleno centro de la ciudad, la Catedral se muestra con todo su esplendor. Debido a su unión con otros conventos cercanos, la Unesco puso los ojos en las construcciones en 1994, declarándolas Patrimonio de la Humanidad. Así pues, ya tienes otra razón para visitar Cuernavaca en la primera oportunidad que se te presente.