Curiosidades de Yucatán dignas de reservar alguno de los hoteles en Mérida

Cuando te das una vuelta por la península de Yucatán, te das cuenta que lo mejor que puedes hacer es hospedarte en uno de los mejores hoteles en Mérida, para que tu estancia sea cómoda por las noches y aventurera durante los días. Mérida es un lugar donde el contraste ha marcado una fuerte huella, originando una buena parte de su historia.

Yucatán es un estado muy diverso: tiene espesas junglas que invitan a conocer su flora y su fauna. Tiene ciudades de varios siglos de antigüedad que asombran a su visitante con la arquitectura que preservan desde hace tiempo. Y también cuentan con fuentes de descanso natural, ya sean las playas, o los famosos cenotes, donde las personas pueden descansar del calor tan pesado que puede haber en algunas ocasiones en la zona. Pero eso no es todo: Yucatán también es cuna de los antiguos pobladores mayas, que dejaron sus vestigios por todo el estado, y que son muy visitados durante todo el año. Pero te queremos compartir unos secretos de Yucatán.

La vestimenta de Yucatán
Curiosidades de Yucatán dignas de reservar alguno de los hoteles en Mérida

Uno de los puntos que están profundamente ligados con el traje típico de Yucatán es el clasismo reinante durante el periodo colonial. Las personas querían hacer más clara la diferencia de rasgos y posibilidades económicas, por lo que impusieron medidas que marcaría la distancia.

Por ese motivo, se comenzaron a utilizar prendas de vestir diferentes por cada etnia. En realidad, se utilizaba la misma prenda de vestir, pero de distintas maneras. Por ejemplo, uno de los principales diferenciadores era la tela utilizada, pues para las mujeres blancas y mestizas era de una calidad superior. Pero el encaje y el bordado del “Ipil” y del “Justán”, también servían para hacer una diferencia entre ellas.

Sin embargo, la manera en que quedó establecido al Ipil como una de las prendas tradicionales de Yucatán es bastante peculiar. Cualquiera imaginaría que la elección se hace por la belleza de la prenda, o por la cantidad de personas que la usan. Sin embargo, no fue así. Todo comienza con una rebelión maya que terminó en un gran enfrentamiento, conocido como la Guerra de las Castas. Tras ser derrotados por los blancos y mestizos, estos decidieron unir sus fuerzas y dejar fuera a los mayas de cualquier aspecto histórico o cultural, eligiendo el Ipil como símbolo de esa unión.

Claro, en la actualidad esto ya no es de esa forma. Pero en aquellos tiempos, especialmente en festividades, las mujeres blancas comenzaron a utilizar sus prendas en público, a diferencia de otros momentos, en que se rehusaban a usarlas fuera de su hogar.

Por Chichxukub

Al norte de Yucatán, un cráter se presume como uno de los más antiguos en el mundo. Localizado en el pueblo de Chichxubub, este cráter tiene alrededor de 65 millones de años de antigüedad, lo que coincidiría con el periodo Cretáceo de nuestro planeta. Los científicos han ratificado que debía tener alrededor de 10 km de diámetro, y que formaba sólo una pequeña parte de uno mucho más grande que cayó luego.

Las investigaciones dicen que cuando ese asteroide cayó en la Tierra, el impacto fue de tal magnitud, que un tsunami gigante cubrió todas las superficies cercanas, dañando seriamente a lo que actualmente es Cuba, cambiando el ambiente de la zona, y causando que muchos polvos surgieran en una nube que cubriría todo. El iridio es un metal muy fácil de conseguir en el espacio, especialmente en asteroides y meteoritos, pero no en la Tierra. Dicen los científicos que la gran cantidad que existe en Yucatán habla del tamaño del asteroide, que creen que causó la extinción de los dinosaurios.

La serpiente de Kukulcán

Chichén Itzá contiene un asombroso número de vestigios de la cultura maya, que están presididos por la imponente pirámide dedicada a Kukulcán, que también se puede reconocer como “el castillo”. Esta pirámide fue un punto crucial para los rituales de los mayas, ya que tiene un templo en la cima de la pirámide, que está dedicado a este dios.

La base de la pirámide es de forma cuadrangular y 55 metros de cada lado, y aproximadamente 30 metros de altura. Posee nueve formaciones de talud y una escalinata en cada uno de los lados, y el principal exhibe unas cabezas de serpiente al inicio de la escalinata. Esta pirámide no está cerca de poder competir con otras que son más grandes o volumétricas, pero ha asombrado con la precisión de su construcción, pues cada año, en los equinoccios, se recrea el cuerpo del dios a quien le dedican la pirámide descendiendo por la escalinata.

Unos movimientos de luz bastan para crear un espectáculo que miles de personas visitan cada año desde todas las direcciones. Las sombras proyectadas por la escalinata tardan sólo unos minutos en llegar a la cabeza de la serpiente, y como llegan, se desvanecen, pero las personas apartan sus lugares con mucho tiempo con tal de estar presente en esos minutos. Así pues, lo que hoy en día es una muestra del ingenio maya, en la antigüedad era una señal para iniciar las siembras, ya que el descenso de Kukulcán así lo ordenaba.