¿Cómo elegir un software educativo?

Cuando se trata de adquirir un software educativo, el motivo principal es la mejora de la calidad educativa. La educación no es sólo la base de nuestra formación como seres humanos, sino también una herramienta que nos sirve como catalizador del crecimiento familiar, que posteriormente será útil para impulsar a nuestra propia familia en la vida y un camino dirigido al éxito que no cualquiera puede obtener. Por eso, muchas personas ven a la educación como un todo, que debe ser obtenido en la mejor forma posible.

¿Cómo elegir un software educativo?

Dado que las escuelas no pueden asegurar el aprendizaje de todos los alumnos por igual, el propósito que tienen los softwares educativos es crear un mayor nivel de interés en los que no muestren demasiado, para que sea más fácil que adquieran los conocimientos necesarios para su desarrollo. Esto es fundamental, ya que mucho del trabajo se hace con tan sólo tener ganas de hacerlo. Así pues, un niño deseoso de aprender, aprenderá más rápido que otros que no quieran saber de esas materias.

La tecnología es una de las cosas que ha hecho que nuestra vida actual sea más sencilla de lo que era hace unos años. Ha influido tanto en los aspectos cotidianos como en los laborales. Uno de los aparatos que ha tenido más impacto ha sido la computadora, pues funciona como una herramienta multifuncional que participa como agente en la solución de muchos problemas o necesidades existentes. Gran parte de su versatilidad se debe a los programas informáticos, entre los que se encuentran los educativos.

Entonces, fue así como se internalizó el uso de softwares educativos dentro de las escuelas. Al inicio, eran muy pocas, pero con el tiempo, todas aquellas que cuentan con computadoras en el aula, u otro tipo de herramientas de proyección computarizada, pueden utilizar estos programas. Sin embargo, no se puede utilizar el primer software que se nos cruce en la búsqueda. La evaluación correcta de los procedimientos y propósitos educativos son los aspectos que más se deben considerar.

Así pues, para hacer la elección más sencilla, los softwares educativos se dividieron de diferentes formas, aunque aquí sólo se hablará de la categorización por contenidos. Es así como se encuentran dos ramas: software rico en contenido y software libre de contenido. Te lo explicamos con más calma.

Software libre de contenido: uno de los principios fundamentales que cumple este software es que el alumno cree el tipo de contenido que necesita. Por eso, no cuenta con demasiado contenido dentro de sí. Sin embargo, sí debe tener incluido todo lo necesario para que las personas hagan sus herramientas de estudio conforme a sus requerimientos, como los procesadores de texto y los programas de diseño gráfico.

Un caso que puede ser utilizado como ejemplo son los profesores que enseñan escritura creativa en las escuelas. Puede que ellos necesiten un programa que tenga procesador de texto para que sus alumnos puedan escribir con facilidad. Sin embargo, si ellos no están adaptados a la tecnología, o van empezando su educación, es más sencillo implementar un programa que cuente con muchos tipos de gráficos, fuentes y sonidos, para atraer más su atención.

Y si el mismo profesor estuviera encargado de la clase de avanzados, seguramente no utilizaría el mismo programa que con los principiantes. Dado que estos alumnos están más integrados con la idea de escribir, no sería necesario algo tan interactivo. Aunque, si se diera el caso contrario, de alumnos que tengan necesidades especiales, lo más conveniente podría ser un programa que tuviera forma de retroalimentarlos automáticamente, de forma similar a un monitor que los viera trabajar. Pero es cuestión de que cada escuela elija lo que parece más conveniente para sus alumnos, aunque muchas prefieren este tipo de programas, debido a la libertad que dan a los estudiantes en la creación de su conocimiento.

Software rico en contenido: por otro lado, se encuentran los que tienen mucho contenido. Se suelen generar para un uso comercial muy amplio, y están conformados por elementos multimedia, ya sean imágenes, sonidos, animaciones o videos, que se ordenan muy elaboradamente. Este tipo de softwares son de los más distribuidos dentro del mercado de softwares educativos, y sirven para enseñar todo tipo de conceptos, ya sea desde el abecedario, hasta las reglas gramaticales más complicadas. Dentro de las escuelas, los softwares de esta clase se usan para impartir materias especializadas, pero los alumnos lo pueden utilizar como refuerzo a los temas que no hayan comprendido completamente.

Las escuelas tienen sus peculiaridades únicas que las vuelven diferentes al resto. Por ello, es necesario que el tiempo para seleccionar el software educativo sea suficiente, ya que, por la premura, se puede seleccionar uno que al final resulte inútil para los fines que se habían establecido. Una recomendación es el que tiene HP, que es muy versátil y fácil de utilizar.

Así pues, los softwares educativos tienen como principal tarea estimular el aprendizaje de los alumnos y servir como apoyo para este proceso. No obstante, la elección del más adecuado es un proceso que requiere tiempo y dedicación, por lo que te recomendamos investigar más antes de elegir.